Teleficciones 1 Los programas (1951-1970)

Teleficciones 4 - Su gente

Teleficciones 2 Los programas (1971-1990)

Teleficciones 5 - Su gente

Teleficciones 3 Los programas (1991-2012)

lunes, 20 de febrero de 2017

TEATRO

Cinco textos de Jorge Nielsen tomados de ESPECTACULARES SUCESOS ARGENTINOS 2. 1941/1950 del capítulo titulado El teatro por debajo de sus potencialidades

JORGE NIELSEN DIXIT 1

Comparando con décadas anteriores impresionaba la exigua cantidad de salas teatrales en la poblada, culta y muy teatral Capital Federal. En el centro se ubicaban los teatros Argentino, Liceo, Politeama, Astral, De la Comedia, Smart, Ateneo, Avenida y De Mayo (ambos especializados en repertorio español), Metropolitan, Apolo, París, San Martín, el distinguido Odeón. Todas salas de propiedad privada.
Más cuatro especializadas en el género revisteril: Maipo, National, Casino y Florida. Dependiendo del gobierno nacional el Teatro Nacional de Comedia.

JORGE NIELSEN DIXIT 2

En abril de 1942 se incorporó una sala importante, el Teatro Presidente Alvear.
Creado por el empresario Pascual Carcavallo, el viejo director-empresario del teatro Nacional, la catedral del género chico, sito en Corrientes 1659, con el nombre del recientemente fallecido presidente radical, su gran amigo, y gran amante de las artes y del espectáculo.
No fue un emprendimiento estatal. En diciembre de 1950 el gobierno peronista, unilateralmente, lo incorporó al ámbito público. Pasó a manos de la poderosa Subsecretaría de Informaciones, ando funciones para la Fundación Eva Perón.

JORGE NIELSEN DIXIT 3

Muchas de las grandes figuras que hicieron grande al teatro argentino durante las primeras décadas del siglo murieron en los años treinta. El cine y la radio pagaban mejores salarios que el teatro. Y encima la creatividad no fue lo más destacable durante la década.
Dos cifras, comparadas, son significativas. En 1941 concurrieron a teatros porteños poco más de 2.600.000 espectadores. Al año siguiente apenas 2.011.422.
En 1948, Buenos Aires contaba con 23 salas por una población de cinco millones de habitantes, incluyendo el conurbano bonaerense; con casi la misma cantidad de habitantes, contando únicamente su radio céntrico, París tenía 73 salas. Madrid tenía 22 salas, pero con apenas un millón doscientos mil habitantes.

JORGE NIELSEN DIXIT 4

En 1945 en Antena se criticaba a los autores: "Escribir "a medida" y "por encargo" es una manera de postergar el alto sentido estético y el contenido espiritual de la labor autoral". Arturo Romay desde las páginas de Mundo Argentino dio dura batalla teórica, algunos directivos de Argentores como Alejandro Berruti también dejaron su queja impresa, en la revista El Hogar se realizó una encuesta teatral de fines de la década y y también hubo coincidencia sobre el rol subordinado del poco renovado plantel autoral.

JORGE NIELSEN DIXIT 5

Efectivamente, existió una "política teatral" durante el gobierno peronista.
Como prácticamente en todos los aspectos de la vida, el peronismo tuvo su política. Heterodoxa, cuestionable para muchos, pero política al fin. El tema, en materia teatral, es que su política iba a contramano de las tendencias imperantes en el mundo. Su objetivo fundamental era extender el placer del hecho teatral a los sectores más humildes, en detrimento de desarrollar estéticas de vanguardia. Y recurrieron seguido al sainete y a las piezas "nativistas".
Esa política se expresó en el teatro oficial, rebautizado en 1947 como Teatro Nacional Cervantes. Desde la asunción de Perón hasta fines de 1950 prácticamente todo el repertorio fue de autores nacionales.
Se puede hablar de un teatro "nacional y popular" o mejor dicho "popular y tradicional".
Para disgusto de cierta clase media "ilustrada" y antiperonista. Los antagonismos, políticos y estéticos, se expresarán en la próxima década, agudizados por los aires "libertadores" de la dictadura iniciaba en setiembre de 1955.


0 comentarios: